AEDHE reclama medidas urgentes para hacer frente a la crisis por el COVID-19

Los empresarios del Henares solicitan ayudas, aplazamientos y medidas urgentes a las AAPP y Ayuntamientos del Corredor del Henares, para atenuar el impacto económico de la crisis del coronavirus.

El presidente de AEDHE, Jesús Martín Sanz, solicita a las Administraciones Públicas (AAPP) que se declare el estado de “fuerza mayor por enfermedad empresarial”, de manera que se refuercen las medidas de ayudas económicas y fiscales a las empresas.  Los empresarios del Henares demandan a las AAPP Ayuntamientos del Corredor, la ampliación de plazos y suspensión de las tasas e impuestos para hacer frente a las consecuencias del COVID-19.

Ante la crítica situación sanitaria que está generando muchas crisis, siendo la económica la de mayor calado y la que más consecuencias graves va a tener, AEDHE considera que las empresas necesitan sus “máquinas de respiración” para subsistir hasta que se pueda recuperar la actividad, lo que costará meses de recuperación y más de un año o dos de resultados positivos. Esta crisis “supera cualquier escenario conocido” y no se resuelve con una actitud gubernamental en la que deje al margen las “medidas de primera necesidad” para que las empresas sobrevivan. “No se puede pensar que el colectivo empresarial, continúa la asociación,  vaya a quedarse de brazos cruzados sin rebelarnos para reivindicar una falta de oxígeno inminente y real”.

No nos pueden pedir aún más, confiscando en algunos casos nuestros materiales, cuando estamos a punto del colapso vital”. Las empresas están respondiendo a las urgentes demandas por parte de hospitales y enclaves médicos para hacer frente a las necesidades básicas y sanitarias, demostrando que cuando se requieren a las empresas, estas están en primera fila. Las empresas venimos apelando a la colaboración público-privada siempre, y más en estos momentos tan graves, para que las medidas de las AAPP ayuden también a las necesidades económico-fiscales de las empresas, con el fin de lograr que el sistema económico productivo, empresas, trabajadores, actividad, economía, empleo y recursos, se mantenga para toda la sociedad, y no solo a unos pocos.

La incompleta declaración del estado de fuerza mayor deja en el limbo a la mayoría de las empresas, que hagan lo que hagan, resultan perjudicadas y abocadas a expedientes, sanciones, denegaciones, negativa a aplazamientos, y un largo etcétera. Se está manteniendo la carga burocrática, -en un momento en el que hay que ser ágiles, y confiar en los demás-. La inmensa mayoría de los empresarios no son como el legislador que piensa que todos son como él ladrón. Impóngase como elemento para cualquier gestión, -ERTE, suspensión, aplazamiento, solicitud, declaración, etc.-, una Certificación de Responsabilidad por parte del declarante, como prueba de confianza. Ya habrá ocasión de analizar si alguien no declaró la verdad.

En cuanto a medidas específicas, si realmente quieren las Administraciones que cuando pase este tsunami queden restos de empresas para volver a empezar, asuman estas peticiones. De no ser así, da igual lo que hagamos a continuación, se nos habrá agotado el tiempo de reacción. Por tanto, las medidas demandadas por la Asociación se pueden ver en la  web de la asociación. Unas medidas que “irán variando según las decisiones gubernamentales y administrativas que se vaya tomando durante la alerta”. Como resumen de las medidas, la Asociación de Empresarios del Henares solicitar:

1.- Medidas en el ámbito Fiscal: una ampliación de la campaña IRPF19 hasta finales de 2020; Ampliación de plazos para presentar impuestos (IVA, retenciones y pagos fraccionados) y debería hacerse extensible al Modelo 720 y al Impuesto sobre el Patrimonio; Modificar los en el procedimiento del cálculo de los pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades; Permitir la Deducibilidad de los créditos morosos con origen en arrendamientos devengados en el periodo del cese de alarma y el siguiente mes; Rehabilitar el tipo reducido a Pymes y bajar al 12.5% el tipo del Impuesto sobre sociedades en los años 2020, 21 y 22.

2.- Medidas en el ámbito Laboral: Rebaja de cotizaciones seguridad social (50%) empresas que mantengan al menos el 80% de la plantilla; expedientes de regulación temporal de empresas; Ampliación de los supuestos de los ERTE sin consulta previa a la estructura organizativa ligada al cierre de la actividad; Ampliación de los casos de fuerza mayor en el ámbito productivo; Ampliación de las causas objetivas; Compromiso de mantenimiento del empleo.

3.-Medidas en el ámbito Mercantil: Dispensa temporal de la disolución de sociedades mercantiles por disminución del patrimonio neto como consecuencia de los resultados de los ejercicios 2020, 2021 y 2022; Valores razonables de acciones: 2 años a partir del año 2022, siempre que no se encuentre en la obligación de presentar concurso voluntario. 

4.- Medidas en el ámbito Financiero:  Todas las pólizas de crédito con vencimiento desde 1 de marzo a 30 de septiembre, prórroga automática del plazo de vencimiento 6 meses adicionales. 

Asimismo, reiteran que, “una vez superada la crisis sanitaria, flexibilizadas las medidas de comunicación y contactos entre las personas, recuperada la movilidad y agrupaciones, se sugiere que se establezcan medidas para la recuperación de los pagos del periodo de suspensión, permitiendo la recuperación de la liquidez de las empresas de forma rápida y eficaz, evitando generar tensiones posteriores de liquidez en el sistema económico”. “Pagar a largo plazo (es necesario para recuperarse y competir) la deuda a corto derivada del estado de fuerza mayor”.

El presidente de AEDHE, Jesús Martín Sanz, solicita a las administraciones que se sigan estas medidas que se resumen en “dar flexibilidad en los pagos de las obligaciones para con las administraciones y el sistema financiero hasta que se normalice la situación. Para ello, es necesario tener empatía, generosidad y paciencia ante lo que está sucediendo”.  En segundo lugar, en la empresa hace falta ayuda para implantar mecanismos de teletrabajo ya que esto requiere procesos de digitalización, de formación, adaptación a las nuevas tecnologías, y herramientas tanto de software como de hardware”.

Además, “las empresas van a tener que generar fórmulas de conciliación e incorporar el teletrabajo, para que los trabajadores puedan atender a sus familias. Sobre todo, tras el cierre de colegios, institutos y universidades que, con la actual reglamentación de control de horarios, y la falta de medios digitales, hoy en día dificulta mucho esta reorganización laboral. Es necesario y urgente potenciar las dinámicas de flexibilidad en la organización del trabajo”. Para concluir, Martín Sanz señala que “hay que recuperar la normalidad paulatinamente, ya que desde el minuto uno en que se restablezca la situación de normalidad, el ecosistema económico necesitará su tiempo para recuperar las empresas, los trabajadores y la actividad”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.